Con los ojos del alma | Reseña

by - 18 mayo


«Ámbar perseguía la libertad, aquella era la palabra que marcaba su camino, su destino. Volaba de un lado al otro, en búsqueda del lugar donde por fin se encontrara a gusto, aquel lugar que la hiciera sentir parte de algo, parte de un todo. Pero nunca encontraba aquello, porque cuando la novedad pasaba, simplemente todo se repetía dentro suyo y ella volvía a huir, a escapar de sus propios temores y limitaciones. Mariano estaba lleno de estructuras, su vida por demás difícil y aquella discapacidad que tanto odiaba, lo habían hecho sufrir lo indecible. Necesitaba crear una fortaleza en torno a su propia persona, asegurarse de que nada pudiera sabotear todo lo que había logrado. Para ello tenía solo dos armas, su inteligencia extrema y el poder que le otorgaba su cargo. Con ello manejaba a los que lo rodeaban, lograba que le temieran porque pensaba que solo en el temor obtendría el respeto que tanto ansiaba. Pero lo cierto era que se sentía inferior al resto y había creado ese solitario mundo solo para protegerse. Un día sus caminos se juntaron y sus personalidades sacaron lo peor de cada uno. El orgullo se convirtió en la barrera que ambos utilizaron para poder evadir aquello que en realidad sentían, aquello a lo que tanto temían. Ámbar no deseaba perder su falsa libertad y Mariano no quería ser vulnerable para nadie, aceptar el amor en sus vidas no era algo que estaba en sus planes. Pero los planes no siempre se cumplen y el destino tiene caminos misteriosos.».

Desde siempre, una de las cosas que más he respetado y admirado ha sido la incapacidad visual. El desarrollo de los demás sentidos para superar la ausencia de otro. Y ese tema precisamente es el que trata el libro de hoy.

Mariano Galván es un profesor de la universidad, uno muy respetado y a veces temido. Un hombre que no conoce nada más allá de los estudios y el convento en el que vivía. Un hombre que cuando perdió la vista perdió la fe en la mayoría de personas. Sin embargo, el nuevo semestre trae consigo una alumna un tanto diferente: Ambar Vargas. Una chica que admira en cuerpo y alma a Mariano, aun sin saber su discapacidad. Con el paso del tiempo ambos irán juntado sus caminos y sin quererlo, un sentimiento mutuo se forjará en ellos.

Pocas veces había leído libros con esta temática y sinceramente me ha gustado bastante más de lo que esperaba. No se dibuja un protagonista ni muy deprimido por su problema ni muy pasota, está muy bien equilibrado teniendo en cuenta las circunstancias. Y es de agradecer que no se tome a la ligera la personalidad de Mariano (la cual me ha conquistado). Es frío, distante, independiente, pero una vez consigues romper los muros que él mismo ha creado es tierno, cariñoso, incluso algo infantil.


Por otra parte está Ambar, un personaje que en un principio no me terminó de convencer porque la veía muy superficial. A medida que la historia avanza se van mostrando actitudes de este personaje que resultan ser todo lo contrario a lo que es de esperar,

Una de las cosas que más me gustaron fue que mencionaba a las señoras de su infancia, a las mojas que lo criaron. Con estos personajes tan entrañables lo que se consigue es conocer a fondo la infancia de Mariano y todo lo que ha tenido que aguantar.

Por último está Robert, el mejor amigo de Ambar. Una persona alocada, divertida y de lo más extrovertida. Es quien impulsa a Ambar a dar los primeros pasos y los últimos, quien la acompaña en lo bueno y en lo malo y quien no deja de recordarle sus sentimientos por Mariano.

Si nos centramos en la relación amorosa de los protagonistas no tengo mucho que decir, fluye con naturalidad y con miedo, con el temor de no hacer lo correcto porque no está bien visto que un profesor tenga ese tipo de confianza con una alumna. Ese miedo y esos pasos cortos con los que va avanzando la relación la hacen muy real.


Diría que no le doy cinco de cinco porque en algunas ocasiones hay muchas florituras, muchas palabras que en un poema quedarían genial pero una narración no me terminan de convencer.
Y algo que me ha chocado mucho ha sido el hecho de que algunos sucesos se mencionaran muy por encima: en varios capítulos llegaba un momento en el que pasaba algo importante, algo que llevaba tiempo esperando y cuando ocurría resultaban ser cinco líneas. O si no ocurrían porque sí, por un ataque desenfrenado de amor eterno o por algo que en el momento en que lo lees lo ves muy precipitado. Me dejó un poco descolocada.

En conclusión, "Con los ojos del alma" es una historia tierna y divertida. Dulce y dolorosa que te muestra de la mejor manera posible la mentalidad y visión de un hombre que no puede ver como los demás. Una historia entretenida que te llega por todos los sentidos.



★ ★ ★ ★ 



También puede interesarte

0 comentarios